El Chamán

Hace 2 años, el día de los Acuerdos de Paz, fue una celebración colombiana, me encontraba en Bogotá, se declaraba la paz, luego de más de 50 años de conflicto armado entre la guerrilla y el gobierno. Celebre, baile, chupe. El primer punto de los acuerdo era sobre la Política de Desarrollo Agrario Integral que se basaba en restituir las tierras, los territorios a los Pueblos Indígenas, Campesinos, afrocolombianos. Recuerdo bien que hubo todo un proceso de solidaridad internacional campesino e indígena para impulsar la Reforma Agraria Integral, las Directrices de Buena Gobernanza de la Tierra.

A la mañana siguiente en Bogotá, me reuní con estudiantes indígenas de diferentes pueblos y un maestro Chamán que explicaba la historia oral de su pueblo indígena, su cosmovisión, ubicación y formas de producción, consumo y alimentación. El Chamán coqueaba y mientras hablaba, una joven estudiante le pregunto sobre su pensamiento de los acuerdos de Paz de la Habana.

El Chamán, tiro una carcajada, luego otra y no paro de reír y sentencio diciendo no hemos tenido paz en más de 500 años y tampoco la habrá ahora. Luego, continúo con su clase riéndose. Han pasado 2 años y el gobierno claramente no apoyo esos acuerdos, ha habido más de 500 asesinatos de dirigentes indígenas y campesinos.

En Guatemala también se vivieron más de 30 años de conflictos armados entre hermanos indígenas guerrilleros y el gobierno, culmino con un Acuerdo de Paz en 1996, luego de 23 años no se cumplieron esos acuerdos, los territorios de los Pueblos Indígenas ahora son para las mineras, las hidroeléctricas y el monocultivo. Los traumas y la vivencia de los conflictos en Guatemala no se borran, como tampoco se borran nuestros recuerdos de la Invasión Norteamericana en Panamá.

En el 2018 la izquierda colombiana casi logra las elecciones presidenciales, para el imperio es una amenaza latente que podría convertirse en triunfos como las de Allende en Chile, en octubre de este año Colombia le vienen elecciones regionales como afectará estas nuevas acciones.

Hoy, un sector de la guerrilla colombiana de la FARC vuelve a las armas y me hacen recordar la risa del Chamán. Pero, también me recuerdan a los cientos y miles de chamanes, de guías espirituales que mueren asesinados en Brasil, Colombia, México, Honduras, Guatemala, Chile, Argentina por el simple hecho de amar la tierra.

Manigueuigdinapi Stanley

29 de agosto de 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.