Bolsonarios y Bolsonaritos

Hace 2,500 años que los antiguos griegos crearon la Democracia en donde sus asambleas comunitarias solo participaba los hombres, no así las mujeres, los esclavos y los extranjeros y a estos últimos los llamaban etnias, como hoy llaman a los Pueblos Indígenas en muchos países, extranjeros en sus propios territorios, sin derechos a la vida, al agua, a la tierra. Cuantos siglos debemos esperar para que las “democracias” en el mundo incorporen a los marginados y excluidas. Aunque el Vaticano como en algunos países arabes no se identifican como democratas sino con otro tipo de organización política.

Acaba de tomar posesion como Presidente de Brasil Jair Messias Bolsonaro que en sus declaraciones va contra los derechos humanos y territoriales de los Pueblos Indígenas, ha nombrado como Ministra de Agricultura a la Presidenta de los diputados que representan a los grandes terratenientes de Brasil, que están acaparando los territorios indígenas. Pero está dramática situación que viven nuestros hermanos indígenas de Brasil, la violencia hacia las mujeres, los asesinatos a dirigentes indígenas, afrodescendientes, campesinos, tambien se genera en todo el continente, en Argentina tenemos a Mauricio Macri, en Guatemala tenemos a Jimmy Morales, en Colombia Iván Duque. Desde Canadá a la Patagonia surgen los Bolsonarios y los países como los nuestros los bolsonaritos, que creen tener corona y vasallos.

Los Bolsonaros surgen en todo nuestro continente, pero también los hay en Europa, África, Asia, en Filipina el presidente Rodrigo Duterte encarcela a narcotraficantes pero de la misma manera persique a los activistas de derechos humanos y a China un posible y peligroso Bolsonaro como Trump en los Estados Unidos o Rusia. Hay una tentencia global por los Estados de no respetar los Derechos Humanos, los derechos colectivos, de ejercer el poder desde las elites de sus gobiernos sin la consulta popular, pero de igual manera los Estados de América Latina han caído en la corrupción, sus organos de Estado debilitadas, con Odebrecht nos dimos cuenta de la fragilidad de nuestras democracias, entre tanto la ONU coptada por las grandes corporaciones, las grandes multinacionales, pueden deccir misa pero estan como un adorno del planeta. Pareciera que la ONU solo trabaja para promover las ODS, los Objetivos de Desarrollo Sostenible, otra perdida de tiempo que considero.

Hubo un nazismo con Hitler, pero polulan los fascismo en el planeta, con el apoyo de las grandes corporaciones y multinacionaales, es como si se dirigieran a desconocer todos los avances de derechos humanos que ha reconocido la humanidad, destruir la Madre Tierra, señar las bocas, criminalizar las protestas, encarcelar a los actvistas sociales, violentar y asesinar a las mujeres, a los gays, a negros, campesinos y Pueblos Indígenas. Pero existe otro poder popular, otras alternativas a las democracias atenienses y modernas, las que surgen de las entrañas de la historia, de los suburbios marginados, de los territorios indígenas o campesinos, por ejemplo los movimientos sociales, los movimientos campesinos, las instituciones milenarias de las organizaciones de los Pueblos Indígenas, la Confederación de Mujeres Kurdas, los Quilombolas comunidades negras de Brasil o Colombia, a pesar del surgimiento del fascismo en nuestro continente y el mundo tambien aparece la solidaridad internacional, el Buen Vivir, la agroecología, la Soberanía Alimentaria, la Defensa de la Madre Tierra.

Manigueuigdinapi Stanley Icaza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.